Sistema de Amortiguación y Suspensión

 

El sistema de suspensión como elemento de seguridad de un vehículo tiene como finalidad  la absorción de las irregularidades del terreno por el que se circula para garantizar un control absoluto sobre el asfalto.
Los amortiguadores, mantienen el centro de gravedad del coche en estado de control, contrarrestando cualquier consecuencia del cambio repentino del reparto de la masa del mismo.
Un sistema de amortiguación y suspensión en buen estado, proporciona estabilidad, seguridad y confort a sus ocupantes. 

Sistema de suspensión y amortiguación

En contraposición,  cuando el sistema de amortiguación y suspensión está dañado detectarás un incremento en el rebote del vehículo al pasar por baches e irregularidades en la carretera. Si te fijas y eres capaz de detectarlo, ante frenadas fuertes, el chasis se desplaza horizontalmente de un lado a otro.
Cabe destacar que lo más sencillo de detectar es cuando procedemos a dar una curva, el coche se inclina excesivamente hacia el exterior y sufre subviraje; es decir, tiende a seguir recto.
Si bien, un desgaste de los neumáticos de forma irregular puede ser debido a otras circunstancias, como por ejemplo, problemas con el sistema de dirección, no podemos descartar la posibilidad de que esté fallando el sistema de suspensión.
Por último, si notas que el coche va desnivelado, es muy probable que se deba a un fallo en los amortiguadores.

Cada fabricante establece una serie de recomendaciones de revisión y cambio de los amortiguadores y elementos del sistema de suspensión, en función de los kilómetros recorridos. La vida media de éstos suele rondar los 60.000 kilómetros, pero, esto depende mucho de los hábitos de conducción de los propietarios. La recomendación general es proceder a una revisión cada 20.000 kilómetros.

En Talleres Moreda en Gijón aconsejamos no descuideis la revisión del sistema de suspensión y amortiguación de tu vehículo. 
Ven a visitarnos en cuanto detectes anomalías en la conducción de vuestro vehículo.